Desastres

Desde el año 2008 la Coordinación Nacional de Socorros intensifico las actividades del programa de preparación para desastres con fondos de la Cruz Roja Americana y la Federación Internacional de la Cruz Roja, logrando en el estado de Puebla preparar a 15 voluntarios como especialistas en gestión del riesgo siendo 8 de ellos de la delegación Puebla en Apoyo Psicosocial, Evaluación y recuperación Temprana, Evaluación de daños, Análisis de Vulnerabilidad y capacidades, Gestión de ayuda humanitaria (Proyecto Esfera), Búsqueda y Rescate en Estructuras colapsadas. Sin embargo los recursos destinados a este programa se han acabado ya que la participación de cada voluntario fue cubierto en su totalidad, cubriendo solo por las delegaciones locales y/o estatales los gastos de transportación.

Para el año 2011 hemos alcanzado la autonomía en la primera estructura del programa de preparación para desastres, al tener la capacidad de impartir de manera local el curso básico de Introducción a los Desastres, optimizando recursos locales sin tener que cubrir gastos de trasportación, hospedaje y alimentación a instructores provenientes de otros estados.

Este año al paso de Depresiones y tormentas tropicales y de 2 huracanes, Arlene y Dora tanto por el Océano Atlántico como en el Océano Pacifico ha dejado daños en el Estado de Puebla mismos que hasta el momento han sido atendidos por el gobierno del estado, sin embargo y gracias al Principio de Independencia hemos podido realizar evaluaciones de daños en las regiones de Xicotepec de Juárez y Huachinango con personal de la zona, así como de la región de Izúcar de Matamoros con personal de la Delegación Puebla, debido a las inundaciones presentadas por la crecida de ríos, hasta el momento no ha sido necesario desplegar equipos de distribución de ayuda humanitaria ni la apertura de centros de acopio.

Las distribuciones se realizan posteriores a una evaluación de daños donde se determinan las necesidades de la población, pueden ser alimentarias, sanitarias, de aseo e higiene e inclusive insumos de cocina o trabajo agrícola.

Los centros de acopio se abren según las necesidades de las zonas afectadas y estos pueden ser locales, estatales, regionales o nacionales, enviando siempre lo recabado a los centros de distribución de acuerdo a los lineamientos emitidos por cada caso especial, ejemplo: Kits alimentarios (según listado) o a granel. De los productos que se recomiendan no aceptar son:

  • Agua embotellada, Ropa y calzado, Leche en cualquier presentación.
  • Un consejo directivo debe de considerar en apoyo a la coordinación local de socorros la gestión de recursos específicos para la preparación y respuesta a desastres:
  • Recursos para cursos de especialización (EDAN, AVC, OFCOE, APS) comúnmente son internados, con facilitadores foráneos y con una duración de 3 a 5 días.
  • Renta o adquisición de una bodega con los recursos logísticos adecuados (patines, montacargas, tarimas, equipo de embalaje, etc.)
  • Recursos logísticos de transporte (convenios previos con transportistas de carga)
  • Recursos logísticos y económicos para la movilización de personal a las zonas de desastre por al menos 5 a 10 días.
  • Equipamiento del equipo de desastres.
  • Convenios con los medios de comunicación para la distribución de información adecuada.
  • Monitoreo y evaluación de los programas de preparación y respuesta a desastres y de reducción del riesgo.

En lo personal invito a cada presidente de consejo que acerque a su coordinador de Socorros y a los responsables de los programas de desastres a comentar directamente que están haciendo como delegación, sus objetivos, metas y limitaciones.