24 de Junio Aniversario de la batalla de Solferino

24 de Junio Aniversario de la batalla de Solferino

“La Cruz Roja embarca a su segundo siglo de servicio, cada uno de nosotros tiene laoportunidad y la obligación de hacer posible la continuidad de esta tradición humanitaria. Porque solo a través de nuestra ayuda esta tarea importante puede ser posible”

John F. Kennedy, Presidente  35 de Estados Unidos de América

Durante la guerra de unificación italiana, se llevaron a cabo diversos combates que costaron un sinnúmero de víctimas, las cuales eran abandonadas a su suerte, y en mucha ocasiones la muerte era el mejor camino para evitar el sufrimiento causado por las heridas del enfrentamiento. Un 24 de junio de 1859, en la región de Solferino, hoy Italia, se registró una de las batallas que marcó el destino de la humanidad, así como el inicio del sentimiento humanitario. En el curso de ésta, un banquero suizo que se encontraba de paso en la región, para reunirse con el entonces monarca Napoleón III, fue testigo de la crueldad de estas batallas, acentuada con la ausencia de un sentimiento de humanidad ante el sufrimiento de los seres humanos. Henry Dunant, arribó entonces a una pequeña localidad cercana al campo de batalla, Castiglione, donde en conjunto con varias mujeres y jóvenes de la villa prestaron los primeros auxilios y servicios de sanidad a los militares de ambos bandos que resultaban heridos por la batalla. Dunant se mantuvo en la iglesia de Chiesa Maggiore hasta el 27 de junio.

De regresó a Ginebra, Dunant no podía olvidar lo vivido en Solferino. Dunant publica en 1862 “Un recuerdo de Solferino” mediante el cual cuestiona a los gobernantes europeos si existía la posibilidad de formar, en tiempos de paz, cuerpos de socorros integrados por voluntarios de cada una de las naciones del mundo, con el objetivo de proporcionar servicios de sanidad a las fuerzas armadas durante los tiempos de guerra. Idea revolucionaria en su tiempo que permitió la creación del Comité Internacional de la Cruz Roja, órgano fundador del Movimiento. Así mismo, Dunant, sin saberlo, estaba sentando las bases de lo que hoy nos da certidumbre jurídica en nuestro actuar, el Derecho Internacional Humanitario.

Dunant, actuó bajo el principio de humanidad, prestando la atención sin discriminación a todos los heridos en el campo de batalla; previniendo y aliviando el sufrimiento de las personas en todas las circunstancias, tendiendo a proteger la vida y la salud, así como haciendo valer el respeto a la persona humana favoreciendo la comprensión mutua, la amistad, la cooperación y una paz duradera entre los pueblos. De igual manera prestó la ayuda sin distinción de nacionalidad, raza, sexo, religión, condición social, credo político. Estos principios han sido la piedra angular para el desarrollo de la idea de Dunant y hoy estar presente en más de 187 sociedades nacionales en el mundo a través de más de 13 millones de voluntarios.

En este día es importante hacer una evaluación personal acerca de que hemos aportado para el desarrollo de nuestra querida institución. Es labor de todos y cada uno de quienes conformamos a la Cruz Roja Mexicana, repasar los principios fundamentales en los que está basado el actuar del Movimiento e identificar si lo que hacemos en el día a día en nuestras áreas cumple con el objetivo que alguna vez Dunant plasmó en su libro. En este 24 de junio todos debemos encontrar en nuestro interior al Solferino que nos continúe impulsando a realizar nuestra labor de manera voluntaria, encontrar al Solferino que siga inyectándonos de voluntad al momento de atender una emergencia, de distribuir la ayuda humanitaria, de realizar una consulta médica, de establecer planes y proyectos para reducir los riesgos y accidentes en nuestra comunidad. Encontremos al Solferino cuando portamos nuestro uniforme con orgullo, con dignidad; respetando los emblemas, velando que el símbolo de la cruz roja, la media luna roja y el cristal rojo sean utilizados en los términos que los Convenios de Ginebra marcan y disposiciones oficiales mexicanas señalan.

La mejor forma de festejar este día es buscar la manera de mejorar y darle continuidad a la labor que hace más de 150 años Dunant inició. Es momento de darle a conocer a nuestra comunidad quienes somos, que hacemos y porque lo hacemos. La Cruz Roja no debe limitarse al edificio, a la delegación, a responder una llamada de emergencia y subirse a una ambulancia. La Cruz Roja debe ser acción diaria, capacitar a la comunidad para mejorar la respuesta en los desastres, preparar a nuestros ciudadanos para prevenir el número de accidentes, repartir ayuda humanitaria pero también enseñar a la comunidad como ser autosuficiente, realizar campañas de salud comunitaria en aquellas poblaciones de difícil acceso.

Ser parte de Cruz Roja es una forma de vida, ser parte de este Movimiento es tener un enorme sentido de humanidad, ser imparciales en nuestro actuar, mantenernos neutrales ante cualquier situación que ponga en duda a la institución, conservar nuestra independencia ante órganos gubernamentales, realizar nuestras actividades de manera voluntaria, preservar la unidad haciendo llegar nuestro actuar a las comunidades de difícil acceso, y finalmente prestar la ayuda mutua de carácter universal a quienes más lo necesiten. En resumidas cuentas formar parte de Cruz Roja es… pasión por la humanidad.

aniversario